Energía

En los últimos treinta años, un pequeño progreso en el mercado energético ha sido tan importante como el uso creciente de tubos de polietileno de alta densidad, o HDPE.

ISCO reconoce que las propiedades del HDPE lo convierten en la elección perfecta para campos de petróleo, y sistemas de recolección de crudo y gas. La excelente resistencia a impactos, alta resistencia a la tracción, baja absorción de humedad, resistencia a químicos, a la corrosión, y facilidad de manejo e instalación del HDPE lo convierten en la elección “de preferencia”

El HDPE tiene muchas aplicaciones en el campo energético:

Transporte en todas las tres fases de producción; petróleo crudo, gas natural y agua salada, o líquidos producidos en aplicaciones de recolección y retorno – antes y después de la separación; aguas residuales y de drenajes, aguas ácidas o alcalinas; servicio con dióxido de carbono y operaciones con gas ácido; forrado por inserción en viejas tuberías de servicio en campos petroleros; recuperación del metano de vetas de carbón; líneas de abastecimiento de agua para operaciones de perforación.